• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

Remolino de cambios 

Azalea Lizárraga / azaleal@prodigy.net.mx




Nota publicada: 2018-07-12

Estará usted de acuerdo en que el costo del juego de la democracia en nuestro país es de los más caros del mundo y, por lo que se ve, seguirá siéndolo, a menos hasta que el presidente electo decida que allí también se requieren ajustes.
 
Por ello, entre la gran cantidad de noticias que se generan diariamente respecto a potenciales cambios estructurales, políticos y económicos que se realizarán en nuestro país a partir del primero de diciembre en puerta, algunos llaman poderosamente nuestra atención y ponen en revolución a las pocas neuronas que aún nos funcionan.
 
De entrada, sigue sorprendiéndonos el derroche de recursos públicos que se asigna a los partidos políticos, producto del bono electoral sexenal. Ahora, producto del tsunami a favor de Andrés Manuel López Obrador, el presupuesto que recibirá Morena para ejercer en el 2019 será de 1,440 millones 579 mil 309 pesos, lo que representa un incremento del 121% respecto a lo ejercido en el 2018, que tampoco era nada despreciable, algo así como 649 millones de devaluados pesos, pero pesos al fin.
 
Por algo los partidos mermados en militancia, se resisten a dejar de serlo y se defienden como gatos boca arriba para continuar mamando de la ubre político-electoral que serlo les representa.
 
Será interesante saber si, para estar en sintonía con los ajustes y austeridad que AMLO pregona se dará en todas las instituciones del país, esté también en el ánimo de su gobierno decretar una reducción en las prerrogativas que los partidos reciben de parte del erario, o sea, de los dineros que todos pagamos de impuestos.
 
Claro está que podrán argumentarnos sobre los riesgos del financiamiento privado sobre el público y los intereses concomitantes, pero de que se requieren cambios, dadas las condiciones de vida de esa gran franja poblacional que vive en pobreza extrema, eso es indiscutible.
 
Si ya se habla de reducción de sueldos de la alta burocracia y de los privilegios de sus cortes celestiales, llegando incluso a plantearse el establecimiento de una ley de salarios máximos, en donde nadie podrá ganar más que el presidente de la república y éste ya ajustó su suelo a la baja, en 130 mil pesos mensuales, aunque habrá que esperar a ver cómo lo toman los ministros de la Suprema Corte de Justicia, de los mejores pagados del mundo; o incluso, del ajuste de las pensiones presidenciales a lo que establece al respecto el ISSSTE y que algunos cuestionarán, aunque todos se hayan ido forrados de dinero; entonces ¿por qué no incluir la reducción de prerrogativas a los partidos?
 
Eso sí que levantaría olas de aceptación ciudadana, tal y como lo hizo la noticia sobre la desaparición de los 45 delegados federales que existen en cada estado y la creación de una nueva figura que los reemplazará: los coordinadores estatales que fungirán como representantes del presidente en cada estado y, por supuesto, como enlace directo con los gobernadores.
 
Dramática reducción de la alta burocracia federal que dependiendo de la delegación y estado que se tratara, eran considerados becarios sin responsabilidad alguna pero listos para mostrar charola. Claro está que con honrosas excepciones.  
 
En Sonora, el poder de la nueva figura política-administrativa recaerá en el Dr. Jorge Taddei Bringas, ingeniero industrial administrador de profesión y académico de la Universidad de Sonora, con amplia trayectoria como activista y político de la izquierda sonorense.
 
Y nos referimos al poder político del Ing. Taddei porque en su persona concentrará muchas responsabilidades -hasta ahora dispersas en 45 delegados-; entre ellas, las que tienen que ver con la designación del gasto público en Sonora y, aunque se diga que las cosas van a cambiar en nuestro país, esto se hará en forma paulatina por lo que mucho de las negociaciones para el presupuesto federal que se asigne a los estados, tendrán que pasar por las manos o el análisis que al respecto hagan los coordinadores estatales.
 
Poder que esperamos encuentre los equilibrios deseados en la democracia participativa que los ciudadanos confían que exista en el “nuevo” país y que habrá de perfilarse en los próximos años.
 



Más información en esta sección ..

Opiniones