• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 20 No. 690    

Compré bitcoin y me di cuenta por qué podría ser una gran burbuja

Excelsior /




Nota publicada: 2017-12-15

Ciudad de México, 15 de diciembre de 2017.- La euforia del bitcoin se ha expandido a ritmos poco sospechados.
Nadie se imaginaba, a inicio de año, que la criptodivisa se apreciaría más de 1,695% en 2017. Así es, pasó de costar 908 a más de 17,600 dólares.

La opinión pública ha crecido tanto en torno a la divisa digital, que inclusive el Banco de México, la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores se han tenido que pronunciar al respecto.

En un comunicado conjunto, miembros de estas dos últimas instituciones advirtieron que los activos virtuales son mecanismos de almacenamiento e intercambio de información electrónica, sin respaldo de las autoridades financieras o de institución gubernamental alguna.

A pesar de ello, son muchos los mexicanos que están apostando al bitcoin, sin importar que su alto precio solo esté sostenido en una "aguja": creer que las demás personas piensan que tiene valor; un común divisor de algunas de las crisis financieras más importantes.

Pero inclusive aquí hay un gran problema: los entusiastas mexicanos del bitcoin podrían estar viviendo en una burbuja informativa que les nubla la realidad.

¿Por qué? Compramos bitcoin con la esperanza de gastarlo en mercancías o servicios que adquiero regularmente, pero sin tener que reconvertir la moneda a pesos mexicanos.

El problema
Con ello tratamos de medir qué tan aceptada es la criptomoneda; es decir, qué tanto se conoce o desconoce este tipo de 'activo digital'.

Al pronto comentario de: 'obvio que no la van a aceptar, es mejor cambiarla a pesos' debemos de advertir que uno de los propósitos del bitcoin es fungir como medio de pago.

El experimento fue decepcionante, acudimos a cerca de 15 establecimientos (más de ellos en una plaza comercial) para probar si aceptarían mi bitcoin como forma de pago. La respuesta siempre contundente fue: No.

Algunos ni siquiera tenían la más mínima idea sobre el bitcoin. Y esto no debe extrañarnos.

Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF 2015), solo el 44% de la población adulta está bancarizada y solo 9.5% cuenta con servicios de banca móvil.

A esto se suma que 92% de los encuestados revelaron preferir el pago en efectivo sobre otras formas, como tarjetas de crédito o transacciones digitales.

Esto es una ligera muestra de por qué en México podría dificultarse que el bitcoin sea aceptado de forma regular.

Entonces, si no funciona como medio de pago (y probablemente por un tiempo no lo hará), ¿por qué personas que incluso nunca antes habían invertido están arriesgando su dinero?

Aquí pueden ser cruciales las aportaciones de uno de los economistas más influyente del siglo XX: John Maynard Keynes.

En uno de los pasajes más citados del autor, el economista propone un experimento:

Un concurso en los periódicos en que los concursantes tienen que seleccionar las seis caras más bonitas entre un centenar de fotografías.

Gana el premio aquel competidor cuya selección corresponda más aproximadamente al promedio de las preferencias de los competidores en conjunto.

Así, cada concursante ha de elegir, no los semblantes que él mismo considere más bonitos, sino los que crea que serán más del agrado de los demás concursantes.

¿Cómo se ajusta esto al bitcoin? Keynes esboza este concurso para explicar el comportamiento de las inversiones y de la debilidad que a veces achaca a este tipo de mercados.

Explica que una de estas debilidades es "el aumento gradual de la proporción que representan en la inversión global (...) que poseen las personas que no dirigen ni tienen conocimiento especial de las circunstancias, sean presentes o futuras, de los negocios en cuestión".

Añade: "una valoración convencional que se establece como resultado de la psicología de masa de gran número de individuos ignorantes, está sujeta a modificaciones violentas debidas a un cambio violento en la opinión, como consecuencia de factores que en realidad no significan gran cosa para el rendimiento probable".

Este es el punto que más debería preocupar a las personas: la creencia de que el bitcoin puede hacerlos ricos puede terminar de un segundo a otro, teniendo como consecuencia un abandono en la inversión y una caída sustancial de su precio.

En términos más simples, pero que requieren un análisis mucho más complejo, podríamos decir que la pregunta "¿hasta dónde puede llegar el precio del bitcoin?" puede corresponder más al campo de la psicología que al de las finanzas.

Más información en esta sección ..

Opiniones