• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

Tiempo de ajustes

Azalea Lizárraga / azaleal@prodigy.net.mx




Nota publicada: 2018-07-05

Si algo nos quedó claro a la mayoría de los mexicanos, hayamos o no votado por los candidatos de Morena, es que las cosas deben y van a cambiar en nuestro país.

Y con ello me refiero no solo a la recomposición de fuerzas políticas en todos los ámbitos, hasta llegar a las altas esferas de los tres poderes de gobierno y, por supuesto, el papel que los ciudadanos debemos asumir en esto que la izquierda llama la refundación o cuarta revolución del estado mexicano, sin que a ciencia cierta entienda a cabalidad lo que significa o implica lo anterior; aunque de lo que sí estoy segura es que, o nos involucramos todos o el cambio de estafeta no rendirá los frutos esperados.

De  entrada, las prioridades de los gobiernos tendrán que cambiar para sumarse a esa gran ola de nuevos enfoques -y costos concomitantes- que significa el trato y obligaciones que el gobierno federal promete cumplir hacia los adultos mayores, discapacitados, jubilados y pensionados que rayan casi en la pobreza extrema, sobre todo si no tienen la fortuna de contar con un sólido núcleo familiar y, a veces, ni así la libran, pues en su estatus socioeconómico, a diario se lucha por sobrevivir.

Se anuncia también un cambio sustancial en dos de los pilares fundamentales y básicos de la sociedad, educación y Salud, sin que ello vaya en demérito de la gran importancia que tienen otros rubros como seguridad pública, finanzas sanas, combate a la corrupción e impunidad, por mencionar algunos que la población declara como preocupaciones centrales y cuyos manifestaciones dan cuenta del hartazgo ciudadano que desembocó en los resultados electorales del primero de julio pasado.

No atenderlos, bien y a tiempo, sería un harakiri para un gobierno que triunfó arrolladoramente a lo largo y ancho del país, precisamente por las promesas de cambio en dichos rubros.

A estas alturas,  en el ámbito local ya terminó de dibujarse la geografía política del estado con la designación de 20 diputados locales, los 7 federales y la fórmula de senadores emanados  todos ellos de Morena, a excepción hecha del distrito local y la senaduría que lograron Fermin Trujillo y Sylvana Beltrones, respectivamente. Súmele usted las 12 pluris que no creemos rebasen tres para el tricolor y de allí, a repartir las demás entre todos los partidos políticos que lograron una votación “decente”y suficiente para sobrevivir en estos comicios.

Central en nuestras preocupaciones está que los poderes legislativo y el gobierno del estado encuentren los justos medios para trabajar a favor de quienes tenemos la fortuna de vivir en este desértico estado y, prioritariamente, en lo que concierne a nuestra ciudad capital.

Al día de hoy, todo indica que Célida López tendrá la constancia del triunfo en sus manos y, con ello, valida la serie de acciones de entrega y recepción que empezará a darse entre la administración saliente y los colaboradores designados por la nueva presidenta municipal. 

Una de sus primeras acciones será, según ha trascendido, contratar un bufete contable que audite el estado actual de las finanzas publicas del municipio que actualmente encabeza la Arq. Angelina Muñóz, pero cuyo ejercicio presupuestal fue aprobado y ejecutado mayoritariamente por el ahora ex-alcalde Manuel Ignacio El Maloro Acosta.

Acciones que no deben asustar ni mortificar a nadie, pues son siempre promesa y responsabilidad de todos los que inician un nuevo periodo de gobierno, en el que salen a relucir avances y retrocesos, pero también tropelías y desmanes que todos reprobamos, pero que la historia nos dice, raramente generan un precedente tal que los ciudadanos consideren suficiente para acallar las voces de descontento y exigencia de castigo.

Para que ello suceda, primero hay que adecuar las leyes y eso requiere de tiempo y una real  voluntad política que, tal parece, pudiera estarse conformando desde ya.  Démosle seguimiento.



Más información en esta sección ..

Opiniones