• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

Las empresas te espían desde tu computadora

Excelsior /




Nota publicada: 2018-04-09

Jalisco, 9 de abril de 2018.- El reciente escándalo de Facebook y Cambridge Analytica es sólo un ejemplo de cómo el software y los servicios en la red privativos tienen control sobre los usuarios, por lo que es necesaria una revolución que ponga fin a la vigilancia total de la gente, consideró el creador del sistema operativo GNU/Linux y presidente del Movimiento del Software Libre, Richard Stallman.


Durante una entrevista con Excélsior, en el Jalisco Talent Land, explicó que existen dos tipos de software: libre y privativos. El primero se refiere a aquellos programas en los que el usuario tiene control, puede modificarlos y hacerlos seguros.


“Dicho programa respeta la libertad de sus usuarios, esta forma de distribución del programa es justa, es ética y es legítima”, afirmó.


Mientras que, en su opinión, el software privativo tiene control completo de sus usuarios porque no se permite acceso a su código fuente, los restringen, ejerce un “poder injusto” y hasta en algunos casos “espía” a sus clientes.


Stallman relató que en productos como Windows de Microsoft existen puertas traseras universales que le permiten al dueño modificar el código fuente a distancia, algo que también ocurre con el Amazon Kindle.


Los riesgos

Esto último porque varios investigadores observaron, en 2009, que se borraba del Amazon Kindle un libro como si se hubiera mandado un comando para hacerlo. Se trató de un acto Orwelliano, afirmó el creador del sistema GNU/Linux, sobre todo considerando que el libro era “1984”.


“Hay cientos de miles de programas privativos y de la mayoría no sabemos nada, no sabemos si contienen o no funcionalidades malévolas”, advirtió.


Y recordó que Facebook en sus inicios funcionaba con un navegador libre, pero exigía y recogía datos personales. Eso es “espiar, seguir y husmear”, aunque no es el único servicio que hace eso, afirmó.


Consideró que en Estados Unidos y México, los proveedores de acceso a internet pueden tomar nota de las comunicaciones de los usuarios y vender esos datos, mientras que los teléfonos móviles frecuentemente emiten señales de ubicación haciendo que la red telefónica tenga registro de todos los movimientos de una persona.


“Ese es el primer motivo por el que nunca he tenido teléfono móvil, me rehúso a ser seguido así, pero en algunas ciudades ponen cámaras en las calles para reconocer las caras y seguir los movimientos de todo el mundo, es totalitario, es insoportable, merece una revolución para poner fin a la vigilancia total a la gente”, recomendó.


Más información en esta sección ..

Opiniones