• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 20 No. 690    

Vivir para trabajar, ¿cómo romper este círculo vicioso?

Excelsior /




Nota publicada: 2017-12-08

Ciudad de México, 8 de diciembre de 2017.- El otro día, platicando con mi esposo me preguntó, “¿por qué todo el mundo puede irse de vacaciones y nosotros no? ¿No sé si no sabemos administrarnos o nos falta trabajar más?”.

Mi respuesta inmediata fue la primera opción, porque en realidad sí trabajamos mucho, a veces mucho más de lo que quisiéramos, pero no vemos muchas recompensas que digamos.


Y sí, hemos entrado en una dinámica en la que no trabajamos para vivir, en realidad, vivimos para trabajar.

¡Qué triste! ¿verdad?
Lo peor de todo es que nunca nos alcanza para un gusto, vivimos pagándole al banco las tarjetas de crédito, tan pronto como llega la quincena ésta se va a las tarjetas, o mejor dicho nos damos tantos gustos, que vivimos en un círculo vicioso. Lo peor, son gustos que no hacen la diferencia en nuestra vida.

¿A quién le gusta vivir así?
La realidad es que ya ni emoción me da que llegue el día de pago, te lo digo de verdad.
Pero al final, esa pregunta me hizo reflexionar, y en efecto, todo se reduce a la falta de una buena administración.

¿Y eso qué significa?
Pues en palabras más sencillas que hacemos un presupuesto y no lo respetamos: salimos los fines de semana y gastamos sin contemplarlo en esta lista. Nos vamos a la famosa “viva México”, “me lo merezco”, o “para eso trabajo tanto”, o cualquier frase que utilices como argumento para gastar sin que te dé culpa.

Todo ello hace que tengamos más gastos que ingresos, una situación que ni para el más rico del mundo es sostenible.

¿Cuál es la solución?
Sentarnos a hacer una lista detallada de todo lo que gastamos, todo, todo, todo; incluso ese chicle que costó un peso.

Después ver de cuáles gastos nos podemos deshacer, cuáles no hacen la diferencia en nuestra vida, pero que, aunque parezcan chiquitos, se van comiendo nuestros ingresos.

Y finalmente todos esos gastos destinarlos al ahorro: para un fondo de emergencias, para el retiro, y para metas a corto plazo, como esas vacaciones que todos nos presumen, pero para las que no tenemos, por desorganizados.

Sé que decirlo es mucho más fácil que llevarlo a la práctica, pero las cosas que valen la pena en la vida nunca serán sencillas, además generará un beneficio en tu vida, porque tener finanzas sanas no sólo impacta tu bolsillo, también despejará tu mente, porque dejarás de estar dándole vueltas para encontrar la forma de resolver tus problemas financieros.

Dicen que venimos a esta vida a disfrutar, ello incluye el dinero, el trabajo; pero, como todo, los excesos son malos.

Así que arregla eso que anda mal en tus finanzas, para que no vivas pensando que la quincena, así como llega se va, debido a las deudas que estás arrastrando, y para que de vez en cuando puedas darte un gusto, que definitivamente sí te mereces.

Más información en esta sección ..

Opiniones