• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 20 No. 690    

La corrupción somos todos

Elma Laura Ahumada / elmalaura@yahoo.com




Nota publicada: 2017-11-26


La lucha contra la corrupción en el gobierno ha sido permanente, no ha habido administración que de una u otra manera haya planteado esquemas para combatirla, sin embargo, no hay resultados positivos porque no hay soluciones mágicas a un terrible mal que como el cáncer, ha ido carcomiendo cada espacio de las instituciones públicas.

Haciendo historia, José López Portillo fue un candidato presidencial único, su lema de campaña fue “la solución somos todos” y con el paso de los años el pueblo la parodiaba con “la corrupción somos todos”, se sabía pues las excentricidades del propio Presidente, su esposa, su amante; los excesos de funcionarios, amigos y en aquella época solo la Revista Proceso tenía la libertad para denunciar las malversaciones de todo el gobierno.

Con Miguel de la Madrid, los publicistas sugirieron atraer al electorado a través de la frase “renovación moral”, imagine lo que se hablaba alrededor del sistema, pero lo más que hizo es crear la contraloría para la vigilancia del manejo presupuestal, metió a la cárcel a Jorge Díaz Serrano, por supuesto desvío de recursos cuando fue Director de Pemex y hoy por hoy esa dependencia forma parte de la burocracia del gobierno federal que en realidad no ofrece resultados.

Qué decir de Carlos Salinas, desde nuestra perspectiva revolucionó el gobierno pero permitió que su hermano hiciera lo que todos sabemos,  Ernesto Zedillo pasó sin pena ni gloria y llegamos a los tiempos de Vicente Fox, quien no recuerda el precio de las toallas que compró su esposa y que gracias a que creó el Instituto de Transparencia, se supo y se puede saber la forma en que se gasta el dinero público.

De entonces a la fecha, la lucha contra la corrupción también la abandera la sociedad civil a través de docenas de grupos organizados como el que encabeza Claudio González, “mexicanos contra la corrupción”, hay bastantes académicos respetados que por medio de sus escritos abonan a la causa, pero aún así, no se ha encontrado la fórmula para que sin tanta burocracia, con medidas estrictas y bien delineadas, se deje de tantos puestos que engordan el erario, tanto curso y seminarios que no llevan a acabar con esa mala práctica, porque como bien dice el pueblo, la corrupción somos todos.

 

 

Lo que es un hecho es que ya son varias décadas en la que México ha intentado acabar con la corrupción, la pregunta es porque no lo ha logrado; las reformas anticorrupción y la implementación del Sistema Nacional no son suficientes, los cambios legales deben ir a la par de acciones, así como hacer realidad la independencia y autonomía a instituciones como la Fiscalía General de la República, ese es el reto fundamental de quien se convierta dentro de un año, en el Presidente de México.

La percepción y los índices de corrupción no disminuyen, pero cómo lograrlo cuando son continuos los escándalos, desde casas blancas, carros lujosos, dirigentes sindicales millonarios, licitaciones y socavones, ahora sí que no pueden tapar el sol con un dedo, sin duda un gran avance es el acceso a la información, gobiernos abiertos y la libertad que ha dado la tecnología, y aun así, los funcionarios de gobierno se arriesgan a caer en la cárcel con tal de hacerse millonarios.

De varias maneras son públicas las redes de corrupción, Netflix nos ofrece programas que pintan perfecto de cómo se hacen las cosas en México y en Estados Unidos, quien no ha visto “House of Cards”, porque eso sí, ningún país está exento de este mal endémico, entonces, si ya se sabe cómo funciona,  si tenemos un marco legal, falta voluntad política para que la justicia en estos casos sea pareja, si tus mejores amigos te acompañan en el gobierno, tus parientes y compadres, que esa cercanía no sea impedimento para la aplicación de la ley.

Ojala pues se tome en serio esa lucha contra la corrupción, que no sea una bandera de campaña  y una vacilada a la hora de actuar, falta un año para que una nueva administración tome las riendas de este país, la política anticorrupción debe ser el eje central del gobierno siguiente, ya lo dijo Transparencia Mexicana, corrupción e impunidad debe ser la excepción y no la regla, manos a la obra.

 

 

 



Más información en esta sección ..

Opiniones