• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 20 No. 690    

Más que prestos…

Azalea Lizárraga / azaleal@prodigy.net.mx




Nota publicada: 2017-09-15


Vaya que se ha incrementado la participación de los diputados locales en todos los ámbitos, no solo en lo que corresponde al trabajo legislativo, sino que, aprovechando que están en periodo de informe de actividades, su presencia pública se ve y se siente.

Y aunque existan los asegunes en esto de la “calidad” respecto de su producción legislativa y hayamos quienes nos quejamos del despilfarro económico que generan estos actos informativos de gestión, pues cuando menos algunos batallan más que otros para dorarnos la píldora e intentar convencer al respetable público electorero de que se merecen seguir pegados al presupuesto, porque realmente han trabajado para llevar beneficios a la ciudadanía que dicen representar.

Los que desean acogerse a la modalidad de reelección, pues andan del tingo al tango, alternando su tiempo y esfuerzos entre visitas más seguidas a sus lugares de origen, haciéndose promoción con lo poco o mucho que lograron hacer durante su paso por el Congreso y tratando de convencer también a sus partidos de que con ellos sí tienen asegurado el triunfo.

Ahora que si ven alejarse la liana en sus partidos, pues se encuentran presionando y analizando la oportunidad de lanzarse como independientes, buscando la forma de convencer a amigos y familiares para el proceso de recaudación de firmas y “acuerdos” de voluntades y recursos físicos y humanos para realizar una campaña con posibilidades de triunfo.  Porque no se trata de quemar velas y quedarse varado en el puerto del “nunca más”.

Los hay quienes traen todas las cartas a su favor, como pudiera ser el caso de los diputados Epifanio Salido Pavlovich y Luis Serrato Castell, coordinadores parlamentarios del PRI y PAN, respectivamente. Y no precisamente por serlo, sino por su actuación al frente de tal responsabilidad, donde ambos han demostrado tener la capacidad y experiencia negociadora para llegar a los acuerdos necesarios que permitan avances en el trabajo legislativo, sin que salgan raspados los partidos respectivos. Y eso, no cualquiera.

Labor titánica si consideramos los tiempos políticos que vivimos, donde a río revuelto, ganancia de pescadores; y donde los estira y afloja se encuentran a todo lo que da, sobre todo con los acuerdos que a nivel nacional realizan los partidos para establecer alianzas estratégicas en las que, algunos serán los ganones y otros solo servirán de comparsa electorera; así lo dice la historia, no sirven para nada más.

Que les va a pegar a algunos políticos locales que ya se hacían en las boletas electorales del 2018, ni quién lo dude. Los acuerdos cupulares no siempre se deciden en base a los “idóneos” y, mucho menos, se toma en cuenta lo más conveniente para las comunidades involucradas.

El pasado viernes, en el grupo Madrugadores de Hermosillo tuvimos como invitado a Luis Serrato Castell, joven político aún pero sobreviviente de algunas batallas en su partido, de las cuales ha salido siempre con estrellita en la frente. “Haciendo lo que más le gusta ser: servidor público”, respondería a los asistentes al desayuno en el cual compartió su visión sobre el momento que vive su partido; las iniciativas que ha buscado se conviertan en ley viviente; como tampoco le sacó a hablar de sus aspiraciones futuras.

Además de la Ley Brandon que reglamenta y otorga diversos apoyos a las personas con discapacidad, sobre todo auditiva, esta semana se aprobó también la Ley Gabriel Domingo, con la cual se busca incentivar la cultura de la donación de órganos entre los sonorenses y que, aún después de la muerte, sigan aportando beneficios no solo para los beneficiarios de sus órganos, sino para sus propias familias.

Son dos decretos que vendrán a reformar la Ley de Donación y Trasplantes para seres humanos en Sonora. Con el primero, la donación de órganos trasciende del plano de permitir o mejorar la calidad de vida de quien recibe los órganos del donador, ya que además vendrá a resolver o, en cierta forma, será un paliativo para la situación económica de las familias de los donantes voluntarios, ya que sus hijos se harán acreedores a recibir becas y estímulos educativos, a través del Instituto de Becas y Estímulos Educativos del Estado de Sonora.

Por otra parte, se amplía también el periodo de protección de la integridad física de las personas beneficiadas por el trasplante y, garantizar de esta forma, que puedan acceder a una mejor calidad de vida después de ser dados de alta.

Habrá que estar pendiente de la “letra chiquita” y reglamentación respectiva; que no vaya a quedar en letra muerta, como la mayoría de las leyes que han sido aprobadas en el pasado reciente, porque no se cuenta con el presupuesto adecuado para su implementación. Y no se trata de jalar la cobija, sino de reducir en lo superfluo. Como dicen por allí, habría que considerar los dineros que se destinan a campañas y partidos políticos. Urge una lluvia de ideas, ¿no?

Los tiempos electorales ya llegaron y, de ahora en adelante, todos los políticos saldrán a reafirmarnos su preocupación por el bienestar ciudadano y sus comunidades. Y con ello, los simples mortales que solo tenemos que acudir a otorgar un tache en las urnas, empezamos a sentir una paz relajante que nos invade, porque es tiempo de “sacar cuentas”.

El único prietito en el arroz es que no se hayan reducidos los tiempos de spots publicitarios en la radio y la televisión.  Pero bueno, siempre queda el recurso de las redes sociales para quejarnos por ello. ¿No lo cree usted así?

azalel@prodigy.net.mx

@Lourdesazalea



Más información en esta sección ..

Opiniones